jueves, 13 de septiembre de 2007

Uno más

La luz manchaba los cuerpos y los volvía pálidos
Los gritos parecían expandirse más allá de los muros
Resplandecía el metal sobre las pieles llenas de sangre
El maldito llanto, siempre el maldito llanto
Náusea, dolor y sufrimiento
Alguien cogió las tijeras y lo arrancó para siempre de su madre…
Rubén había nacido.

11 comentarios:

TRuLy dijo...



De la puta madre...!!!


varguitass dijo...

.

ta bien paja

lo que si nos has tranqueado más la chamba porque ahora como que se expande más

eeeeen fin, webadas mías

.

Edad Sol dijo...

aHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH
tamare

ya no la hagan larga pe

Jen dijo...

vesta trula... a mi ni me cometa ¬¬
ya no te quiero...

perito ! great great!! ;D

"Cuando mi boca calle, mi corazón hablará" dijo...

Cuando empecé a leer no entendia de qué se trataba, pero realmente terminó muy bien.

Un beso

Claudia

Mafa dijo...

Me asustó, me alucine bien feo... estas camino a convertirte en un maestro del suspenso.

Calle Quimera dijo...

Vaya sorpresa amigo,gracias por el aviso.Eres un genio sin duda,el final me salvò del susto. Salud¡¡¡.

Calle Quimera dijo...

¡¡Chico!! Qué bárbaro.. Lo último que me esperaba era que todo fuese un prolegómeno al nacimiento de un niño.. Eres genial, tengo que estar de acuerdo con mi compañero.

mil besos, y otro más para Rubén. :-)

el asombroso espaidercito dijo...

todo sta bien, pero, calle quimera, q es un prolegómeno? perdonen mi indiorancia

Ana R dijo...

Demoledor y magnífico.

Un abrazo

soleil dijo...

fibras de mi alma se han movido! me encanto leer tu arte....